MODULO 2 – TÉRMINOS UTILIZADOS

Glosario

Activo Fijo:

Son los objetos del seguro cuyos valores o cantidad de unidades varían muy poco, en cuanto a cantidad y valor durante la vigencia de la póliza, ejemplo: edificios, maquinarias, etc.

Administración de Riesgos:

Técnica de tratamiento del riesgo que permite, luego de un análisis (vulnerabilidad y probabilidad de ocurrencia) tomar una decisión para: aceptar, rechazar, prevenir, transferir (total o parcialmente) un riesgo.

Aceptación del Riesgo:

Acto por el que una entidad aseguradora decide la admisión y cobertura del riesgo que le ha sido solicitado por el contratante (tomador del seguro o titular de una adhesión) y cuya consecuencia es la emisión y formalización del contrato de seguros (póliza).

Accidente:

Es el acontecimiento inesperado, repentino e involuntario que pueda ser causa de daños a las personas o a las cosas independientemente de su voluntad.

Agente de Seguros:

Persona física o jurídica cuya actividad se refiere a la producción de seguros, conservación y mantenimiento de una cartera. Se regirán por el contrato de trabajo suscrito entre las partes y no podrán prestar tales servicios en más de una entidad aseguradora por clase de seguros.

Ajuste

Es la técnica que se utiliza para establecer el valor de la indemnización, de acuerdo a los términos y condiciones del contrato de seguros (póliza) y a las causas y efectos de la ocurrencia accidental y fortuita de un siniestro.

Anulación:

Significa la rescisión de los efectos de una póliza. Tiene como consecuencia básica la baja de dicha póliza.

Asegurador:

Es la empresa que asume la cobertura del riesgo, previamente autorizada a operar como tal por la Superintendencia de Compañías Valores y Seguros.

Asegurado:

Es la persona, titular del interés sobre cuyo riesgo se toma el seguro. En el sentido estricto, es la persona sobre la cual recae la cobertura del seguro.

Avalúo del daño:

Cuantificación de las pérdidas sufridas en un siniestro amparado por un seguro.

Bases Técnicas:

Determinación justificada de todos cálculos que amparan unas primas y tarifas aplicadas a cada clase de seguro. Dichos cálculos han de estar realizados mediante procedimientos actuariales.

Beneficiario:

Persona a cuyo favor se constituye un seguro.
Técnicamente se denomina así a la persona que ostenta el derecho a percibir la prestación indemnizatoria del Asegurador.

Bien asegurable:

Definición usada en seguros marítimos; y por extensión en todo el seguro de transporte, para designar al objeto asegurado, ya sea, mercancía o cualquier otro bien que esté expuesto a los riesgos de transporte.

Carencia:

Período durante el cual el Asegurado para primas, pero no recibe la cobertura prevista en la póliza. Se extiende desde la fecha de inicio del contrato hasta una fecha posterior determinada. Solo se aplica en los seguros de vida y enfermedades para evitar posibles fraudes y anti-selección.

Certificado de Cobertura:

Documento que emiten las aseguradoras a petición del asegurado o de terceras personas para certificar que un riesgo está bajo su cobertura, antes de emitir el documento definitivo que es la póliza.

Cesión de derechos:

Es cuando el asegurado cede parte de sus derechos a favor de terceros que tengan prerrogativas y dominio sobre el bien asegurado.

Coaseguro:

Es un contrato de seguro suscrito por el asegurado y por varios aseguradores que asumen con entera independencia, los unos de otros, la obligación de responder separadamente de la parte del riesgo que les corresponda.

Edad límite:

Es la máxima o mínima edad necesaria para poder estar asegurado en determinados seguros. Así, en los seguros de vida, la edad mínima es de 14 años (determinada por la Ley) y la máxima depende de cada empresa aseguradora, pero generalmente oscila entre los 60 y 65 años.

Endoso:

Toda modificación del contrato de seguro.

Extraprima:

Adicional que paga el asegurado con la finalidad de acceder a coberturas más amplias.

Fraude:

Cuando el asegurado ha participado en la ocurrencia del siniestro o exagerado sus consecuencias con ánimo de lucrarse a través de la indemnización del asegurador.

Fronting:

Sistema de aseguramiento por que la entidad aseguradora que contrata una póliza transfiere el riesgo íntegramente, o en su mayor parte a otras aseguradoras o reaseguradoras.

Garantía:

Compromiso aceptado por el asegurador en virtud del cual se hace cargo, hasta el límite estipulado, de las consecuencias económicas derivadas de un siniestro.

Indemnización:

Suma pagada por el asegurador para reparar el perjuicio resultante de un siniestro, dentro de los términos del contrato de seguro.

Infraseguro:

Si el valor asegurado es inferior al valor asegurable, el asegurador sólo indemnizará el daño en la proporción que resulte de ambos valores, salvo pacto en contrario.

Inspección del riesgo:

Es una visita que se realiza al objeto del seguro por parte del asegurador o la persona designada por éste, con el propósito de verificar su existencia y el estado de conservación. Asimismo, para verificar su correcta valoración a efectos de constituir la prima oportuna.

Interés asegurable:

Es el interés económico, legal y sustancial de quien desee contratar una póliza a los fines de cubrir un riesgo.

Límite catastrófico:

Es aquel que se estipula en la póliza y limita la indemnización por una ocurrencia catastrófica.

Liquidación de Siniestro:

Obligación del asegurado en la ocurrencia de un siniestro, en el sentido de tratar de reducir las consecuencias que éste ocasione en el objeto del seguro mediante las medidas que estime necesarias en el momento del hecho.

Pérdida parcial:

Se denomina al siniestro que, sumados sus daños, no supera el 99% del valor total del bien asegurable.

Pérdida Total:

Es el sistema que se emplea para establecer la forma de indemnizar una pérdida en la que, de mutuo acuerdo con el asegurado, se declara pérdida total al objeto o conjunto de objetos del seguro afectados en el siniestro.

Perito:

Persona jurídica o las entidades formadas por varios individuos o patrimonio, para la realización de determinados fines colectivos.
Las normas jurídicas les reconocen capacidad para ser titular de derechos y contraer obligaciones.

Prima:

Es el importe que determina la aseguradora, como contraprestación o pago, por la protección que otorga en los términos del contrato de seguros o póliza.

Prima devengada:

Parte de la prima que corresponde al período de la póliza que ha transcurrido.

Prima devuelta:

Valor que se reintegra al asegurado por cancelación, anulación, reducción de los riesgos.

Prima neta:

Primas emitidas por la aseguradora en la que no están incluidos los impuestos.

Prima Bruta:

Prima emitida por la aseguradora incluida los impuestos.

Prima pagada:

Valor de la prima cobrada, de la prima neta.

Ramo:

Se entiende por ramo a la modalidad o conjunto de modalidades de seguros relativas a riesgos de características o naturaleza semejantes (ramo de vida, ramo vehículos, etc.) Debe tenerse en cuenta que, para operar en un determinado ramo, la entidad aseguradora debe estar previamente autorizada por la Superintendencia de Compañías de Valores y Seguros.

Reasegurador:

Se trata de empresas que cubren ya no a un asegurado directo, sino a la cartera o ramo determinado de una aseguradora, dando lugar a lo que se llama la atomización del riesgo.

Recupero:

Es el valor correspondiente a la venta de salvamentos o el valor de la recuperación judicial o extrajudicial por parte de la aseguradora por haber ejercido el derecho de subrogación frente a terceros causantes de una pérdida indemnizada previamente por la aseguradora.

Resultado técnico:

Es la utilidad o pérdida final que se obtiene al restar de las primas netas, los reaseguros pagados, las reservas y otros conceptos técnicos.

Reticencia:

Toda declaración falsa de circunstancias conocidas por el asegurado, aun hechas de buena fe, que a juicio de peritos hubiese impedido el contrato o modificado sus condiciones si el asegurador se hubiese cerciorado del verdadero estado del riesgo, puede hacer nulo el contrato, es decir, lo deja sin efecto desde su inicio.

Riesgo asegurable:

Riesgo susceptible de ser cubierto por una póliza de seguros por cumplir los requisitos esenciales: ser incierto, posible, concreto, lícito, fortuito, cuantificable y económico.

Riesgo excluido:

Aquel que no es aceptado por el asegurador.

Salvamentos:

Conjunto de operaciones encaminadas a rescatar bienes materiales durante o tras la ocurrencia de un siniestro.

Salvataje:

Se refiere al hecho de recuperar un objeto dañado de su lugar de daño, con el fin de trasladarlo a otro sitio, por ejemplo: si un barco que se encuentra a la deriva es recuperado por otro que le remolca a un lugar seguro, el barco que remolcó al dañado cobra gastos de “salvataje”.

Seguro:

Es un instrumento jurídico por el cual el asegurador se obliga mediante el cobro de una prima a abonar, dentro los límites pactados. Un capital u otras prestaciones convenidas, en caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura.

Siniestralidad:

Conjunto de siniestros medido en cantidad o en importes que registra una determinada cartera de seguros o una póliza o conjunto de ellas en el transcurso de un año.

Siniestro:

Es el acontecimiento o hecho previsto en el contrato, cuyo acontecimiento genera la obligación de indemnizar al asegurado.

Siniestros Pagados:

Se refiere a los montos pagados por concepto de indemnizaciones, incluyendo los valores egresados por concepto de atención de siniestros tales como honorarios de peritos, gastos de ajustadores e inspectores.

Tasa de prima:

Tanto por ciento o por mil que se aplica a
cada uno de los valores asegurados para
obtener la prima de riesgos.

Tasa de Riesgo:

Es el cálculo estadístico que representa un factor que, aplicado a la suma asegurada, permite indemnizar las pérdidas exclusivamente.

Tarificación:

Acción de determinar la prima o tarifa aplicable a cada riesgo en función de las características que tenga la suma asegurada.

Tomador:

Es la persona que contrata el seguro con el asegurador. Generalmente en los seguros individuales, la tomadora contrata el seguro por cuenta propia, uniéndose así en una persona dos figuras (tomador o contratante y asegurado). Por el contrario, el seguro es por cuenta ajena cuando el tomador es distinto del asegurado, esta situación es típica en los
seguros colectivos.

Valor del siniestro:

Representa el valor de los daños de un siniestro, el cual puede generar uno o más reclamos con sus valores individuales.

Valor de Indemnización:

Representa el valor entregado al asegurado y/o beneficiario por concepto de indemnización, habiéndose deducido los valores correspondientes a la franquicia deducible y a la depreciación si aplica, pero antes de deducir el valor correspondiente a restitución de suma asegurada.